E.g., 18-07-2019
E.g., 18-07-2019
30/03/2015
Durante estos días de Semana Santa

Los fisioterapeutas del Área Integrada de Cuenca ofrecen recomendaciones a los banceros y nazarenos para evitar lesiones

  • El esfuerzo físico que realizan los banceros puede producir contracturas en la espalda, cuello, dolores en los pies y otras lesiones.
  • Los fisioterapeutas aconsejan hacer un calentamiento previo, utilizar fajas y vendajes, llevar ropa y calzado adecuado y cuidar la hidratación y la alimentación.

Los fisioterapeutas del Área Integrada de Cuenca, Isidro Granero, Ana Mª Heredia y Leticia de la Iglesia, advierten que “llevar sobre sí las imágenes en las procesiones de Semana Santa tiene un precio”.
Por ello ofrecen una serie de recomendaciones a los banceros para evitar las lesiones más comunes como las contracturas en la espalda y el cuello, los dolores en los pies, rodillas e incluso algunas lesiones más serias.
Los fisioterapeutas explican que la postura más correcta a la hora de llevar el paso es “mantener el abdomen contraído metiendo el ombligo hacia adentro, no ladearse, tener la cabeza recta y mirada al frente. No se deben flexionar en exceso los codos o muñecas, hay que repartir el peso de manera equitativa en toda la planta del pie y mantener las rodillas ligeramente flexionadas”.
Asimismo apuntan que antes de portar el paso “es importante un buen calentamiento articular y muscular de piernas, hombros y espalda, incidiendo en las zonas dorsal y cervical”.
Otra recomendación es que usen fajas lumbares o vendajes funcionales para reforzar las zonas más débiles como son los tobillos, las lumbares, el cuello o las muñecas.  
Durante el descanso de la procesión aconsejan no mantener los pies juntos, separar las piernas, bascular el peso del cuerpo de una pierna a otra, dar pequeños pasos sin moverse del sitio y conservar el calor corporal.
Al finalizar se deben hacer movimientos libres de rotación y lateralización cervical, estiramientos de hombro, lumbares y piernas y consultar a un fisioterapeuta si las molestias persisten.
Los profesionales subrayan que a la hora de vestir deben usarse tejidos transpirables y prendas holgadas que permitan el uso de fajas. El calzado debe ser cómodo, que sujete bien el pie mediante cordones o velcros y que proteja la articulación del tobillo.
También es fundamental tener una buena hidratación antes y durante la procesión para prevenir roturas musculares. La comida debe ser ligera, con aporte de hidratos de carbono junto con bebidas que aporten glucosa al organismo.  Esto evitará bajadas de azúcar y falta de nutrientes energéticos.
 
Consejos para los nazarenos
Por otro lado a los nazarenos les aconsejan que aprovechen las paradas de las procesiones para buscar una postura equilibrada y relajar y estirar un poco los músculos y articulaciones.
A las personas que tengan que salir en dos procesiones el mismo día les recomiendan que se hidraten bien y vayan a casa entre una y otra y se tumben para recuperar la altura de los discos intervertebrales y relajar la musculatura de la espalda.
También es conveniente que hagan ejercicios de movilización cervical, de hombros y suaves estiramientos. Si las piernas están hinchadas pueden hacer baños de contraste (agua fría y caliente).
Por último, a los nazarenos que portan estandartes o guiones los fisioterapeutas les recuerdan “que el apoyo de los mismos tienen que recaer a nivel lumbar y deberían utilizar un cinturón de tirantes anchos con apoyo en hombros y con refuerzo a nivel lumbar para portarlo”. En las paradas les recomiendan, siempre que sea posible, bajarlos al suelo para descargar el peso.
 

Galería multimedia